¿CÓMO ES LA VIDA LABORAL PARA LAS PERSONAS TLGBI?

(Artículo publicado en el periódico de circulación nacional Los Tiempos 10/05/2019)

En Bolivia, el Artículo n° 14, parágrafo segundo, de la Constitución Política del Estado (CPE) indica: “El Estado prohíbe y sanciona toda forma de discriminación fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual, identidad de género, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía…, u otras que tengan por objetivo o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos de toda persona.”

Este fue un gran avance para la inclusión y reconocimiento de las diversidades sexuales en el país, pero, aun así, el trato que la sociedad en general brinda a las personas con orientación no heterosexual, es altamente discriminatorio y presente en todos los ámbitos: familiar, educativo, religioso, laboral, etc. Es en este último, donde vemos que los preconceptos y las agresiones sufridas durante las etapas formativas (familiar y educativo), llegan a su culmen con el rechazo, la discriminación y el odio hacia las personas LGTBI (Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales).

Investigaciones demuestran que este sector de la población, sufre altos índices de maltrato, desprecio y también violencia en ámbitos laborales. La organización CDC (Capacitación y Derechos Ciudadanos), presentó durante el presente mes su estudio: “Percepciones de la población LGTBI en la identificación de los factores determinantes de la discriminación, acoso, intimidación y/o violencia en el ámbito laboral público y privado”. Esta investigación realizó una encuesta nacional, a personas con orientación no heterosexual: En Santa Cruz fueron encuestadas 80 personas, en La Paz fueron 70 (incluyendo El Alto), en Cochabamba 50 personas y en Trinidad y Sucre fueron 25 personas en cada una. Las cifras son categóricas: 57 por ciento de la población encuestada sufrió algún acto de discriminación, intimidación y/o violencia en su lugar de trabajo.

Las personas LGTBI son uno de los grupos sociales más rechazados en los diferentes espacios laborales. Muchos deciden esconder su condición, por el temor a perder su fuente de trabajo.

En situaciones en las cuales algún individuo LGTBI, como testigo, presenció agresiones contra alguna otra persona LGTBI en la fuente de trabajo de ambos, en el 36 por ciento de las ocasiones se debió a la orientación sexual de la persona afectada. En el 34 por ciento de las ocasiones, la agresión se debió a la identidad de género de la víctima, en el 10 por ciento por su aspecto físico. Lo dramático es que la persona testigo, en la mayoría de las situaciones, tuvo que reprimir su indignación por el temor a ser igualmente agredida.

¿Qué se hace para frenar esta situación? Desde marzo del 2019, organizaciones como el Proyecto Trabajo Digno, parte de la Fundación Kallpa y de la ONG OGBL Solidarité Syndicale, el Colectivo TLGB de Bolivia, el Colectivo DSG de Cochabamba y el Programa de Apoyo al Empleo, del Ministerio de Trabajo, llevan a cabo el Proyecto de Inclusión Laboral para las Diversidades (ILDI), el cual fomenta la empleabilidad del sector LGTBI en Cochabamba. Esta iniciativa es de reciente formación, pero abarca a un grupo de profesionales y activistas comprometidos para cambiar las percepciones negativas sobre esta temática y lograr así una inclusión real y sin discriminación, para todas las personas que así lo deseen. El derecho a un trabajo digno tiene que ser uno de los objetivos primordiales para todas las sociedades, donde la estabilidad, el respeto y la inclusión sean las bases de las relaciones laborales.