“TALLER DE COSTOS” A LAS COMUNIDADES DE HUAÑUMA Y AIRAMPU

Viernes, 8 de octubre de 2021, se efectuó el Taller de Costos a cargo del Lic. Aldrin Arrazola, en Vila Vila, Mizque. Ahí se encontraron a más de 38 personas, entre adultos mayores, adultos, jóvenes y algunos niños.


Algunas características de la población


  • Son trabajadores por cuenta propia, se dedican al cultivo de maíz, papa y cebolla.
  • La tasa de analfabetismo entre los adultos mayores es alta, pues pedían poner su huella dactilar en lugar de su firma.
  • El idioma que hablan predominantemente es el quechua y el castellano.
  • La comercialización de productos se realiza a través de ferias locales o en mercados de Sacabamba, Cliza y Cochabamba, entre otros. Se fijan los precios de los productos de acuerdo con la oferta.
  • No cuentan con algunos servicios básicos ya que viven en lugares lejanos, y recientemente cuentan con un sistema de riego para sus siembras. 


Desarrollo de la actividad “Taller de Costos”


Objetivo: Proporcionar elementos que inviten al agricultor a reflexionar sobre la necesidad de conocer los costos del producto cosechado, el tiempo que requiere para producirlo y el precio de venta.

Se inició con la presentación de los responsables por parte de los guías.

Una vez se dio la exposición breve del tema, se procedió a organizar a los asistentes en grupos mixtos de trabajo de 6 personas. Seguidamente, se les hizo entrega de una hoja sabana tamaño pliego y un marcador.

Se les dio la consigna: cada grupo debía determinar su idea de negocio y asignar el precio de todo lo que invierten en la producción de su cosecha.

Se expuso tres ideas de negocio, una de papa y dos de maíz, en ella se dieron cuenta que llegaban a perder lo invertido, en lugar de adquirir cierta ganancia.


Experiencia propia, Yolanda Pinto (Voluntaria)


De manera personal y general, fue grato haber sido parte de este taller dirigido a las comunidades de Huañuma y Airampu.

Fue enriquecedor ampliar mi perspectiva, ver de manera directa y personal la vivencia y realidad de estas comunidades, pues va más allá de lo que uno puede imaginar leyendo lo escrito en los libros. También favoreció mi aprendizaje de forma vivencial, la experiencia me permitió comparar y ver las diferencias entre lo rural y lo urbano, las costumbres, y actuar de las personas.

De esa manera, se generó en mí una mayor capacidad de comprensión de la realidad que les toca vivir a estas comunidades y empatía con los demás.