¡Gracias!

Querido equipo,


Me llena de orgullo verles juntos, y de nostalgia.


Hace más de 10 años empecé este proyecto sola, siguiendo mi sueño. Poco a poco han venido uniéndose, nos hemos ido conociendo, acercando, hemos alineado nuestros pensamientos y aspiraciones, hasta volvernos familia y confiar sin dudar. Ustedes han hecho mi sueño el suyo, Ustedes han empujado al proyecto hasta horizontes que nunca hubiera imaginado. Cada uno, con su carácter, su forma de ser, sus competencias han hecho el proyecto único; con su profesionalismo y su dedicación han logrado resultados excepcionales, con su coherencia y empatía ganaron los corazones de nuestros aliados y participantes.


Carla, tu dedicación a los sindicatos y asociaciones de base, y tu apoyo incondicional a cada persona, cambian sus vidas y ponen la base para el nuevo proyecto. Tu lucha por el bienestar laboral y contra el acoso es única en Bolivia. Tú pones la dirección para el futuro. ¡Gracias!


María, tu pasión para la radio nos permite informar a personas más allá de Cochabamba. Tu apoyo absoluto a los niños, niñas y adolescentes trabajadores impulsa leyes y políticas públicas en favor de los chicos. Tu energía nos abre puertas a nivel nacional, y nos permite trabajar con Ministerios y redes. ¡Gracias!


Aldrin, ningún lugar es demasiado lejos para ti, si se trata de apoyar a personas en desventaja social. Sin mucho ruido logras gestiones que asombran, que revelan necesidades y permiten mejoras sustanciales desde el ámbito público. ¡¿Cuántas vidas habrás salvado?! ¡Gracias!


Silvia, siempre en movimiento para ayudar a adultos mayores y personas enfermas en los tramites interminables y trabas burocráticas. Tu empatía y convicción permiten alianzas con instituciones poderosas, impulsando formaciones y políticas públicas en favor del acceso universal a la salud. ¡Gracias!


Norka, detallista y dedicada a la resolución de conflictos laborales; luchadora por los derechos laborales de las personas en desventaja social. Tu profesionalismo es remarcable, tu paciencia y tu actitud positiva mejoran el clima laboral dentro y fuera de la Fundación. ¡Gracias!


Karina, con tu tranquilidad y coherencia estableces un equilibrio dentro del equipo. Tu opinión se escucha, tu decisión se respeta. Tus gestiones son incontestables, y tus cálculos exactos y presupuestos acertados garantizan el funcionamiento idóneo del proyecto y de la Fundación. ¡Gracias!


Querid@s compañer@s, este proyecto es suyo. Mi tiempo llegó. Conozco su ser, sé que son los mejores. Confió en Ustedes, plenamente. En cada un@ de Ustedes, y en el equipo que han logrado ser. Pongo a su lado los mejores profesionales que pudimos encontrar, para que les acompañen y aconsejen:


Claudia, orientada en resultados y con enorme capacidad analítica, les ayudará a optimizar tiempos y organizar procesos que les facilitarán su trabajo diario. Contigo el proyecto crecerá, y aprenderemos nuevas dimensiones de ejecución. ¡Gracias por compartir tu experiencia!


Jinky, amiga y compañera de lucha, con gran corazón y enorme experticia en derechos humanos e incidencia política, en apoyo a personas en desventaja social y dirección de organizaciones. Tu convicción y motivación acompañará y direccionará al equipo. Contigo a la cabeza, la Fundación seguirá adelante y llegará a nuevos horizontes. ¡Gracias por aceptar este reto!


Querid@s compañer@s, no me estoy yendo. Me estoy metiendo a un lado, para que puedan pasar en su vuelo. Siempre estaré ahí, mirándoles con cariño, y apoyando cuando me necesiten. Gracias por darme la oportunidad de acompañarles, gracias por volverse mis amigos y mi familia, gracias por confiar en mí. Me fue un honor compartir con Ustedes. Les quiero mucho.


Martina